Este es un tema de Tendencia

Compártelo y danos tu opinión al respecto
06 mayo 2016

La muchedumbre lo ama. Sus colegas no.

Solamente hay algo peor que un niño berrinchudo: un papá que lo tolera y que, además, nada hace para evitarlo.

Según algunos comunicadores, algo así está ocurriendo en uno de los grupos radiofónicos más importantes en el segmento del mercado que aún escucha música a través de un aparato receptor de radio. Lo que, en gran medida ocurre debido a que estas personas no cuentan con el presupuesto necesario para adquirir un plan de datos móviles que les permitan el acceso a alguno de los servicios de música por streaming.

Hace una semana, el viernes 29 de abril, hubo un incidente protagonizado por Antonio Esquinca, el locutor que más audiencia consigue para Radio Centro, a través de Alfa 91.3 FM de la #CDMX. Y fue durante su transmisión en esta frecuencia que pudo escucharse una pseudo despedida o aparente renuncia “al aire”.

No se conoce públicamente el motivo. Hay quienes hablan de censura debido a que en ocasiones anteriores en las que él ha tenido un comportamiento similar, ha coincidido con algún comentario suyo, criticando al gobierno. Pero esas, son especulaciones.

Y ya que, al momento de escribir este comentario, podía escucharse a este animador haciendo su trabajo en dicha emisora, puede suponerse que, solucionó sus diferencias con su empleador. ¿Grupo Radio Centro será igual de tolerante con todos sus empleados o, nada más con aquellos de quienes depende un alto índice de audiencia? Me hace recordar a Alfredo Palacios, en Radio Fórmula; único conductor que conozco que, es capaz de decirle al dueño del medio en el que trabaja, y al aire, todo lo que piensa, pésele a quien le pese, con su muy característico, limitado y folklórico español. Podía hacerlo claro, respaldado por sus niveles de audiencia que, en la actualidad se han visto drásticamente mermados. Y aunque, varias veces he intentado escuchar su programa para aprender cómo es que logra conectar con su audiencia, a los cinco minutos algo me hace desistir. De ahí quizá, que lo relacione con Esquinca. Me pasa lo mismo.

Lo que más me sorprendió, no fue que sus fans, como es de esperarse, lo apoyaran por medio de sus redes sociales sino, la reacción que pude ver de muchos comunicadores o empleados de medios de comunicación; más enojados por la conducta de Antonio Esquinca al aire, a la que calificaron como “berrinche”, que por la supuesta censura de Radio Centro al conductor. Incluso lo tildaron de “ingrato” por “morder la mano del amo gracias a quien ha comido”. Yo no sé si la reacción de Esquinca sea la adecuada o no, se supone que hoy está de moda la libertad de expresión y que, tanto los comunicadores como los espectadores son felices cómplices del estridente y, a veces grotesco estilo que predomina en los medios de comunicación; se supone. Pero deja ver por qué los concesionarios de Radio y Televisión suelen hacer lo que se les pega la gana con los obreros de estas industrias. Y es que, aunque les pese, son la mayoría de ellos mismos, los responsables, al dejar que persistan actitudes latifundistas o feudales en un contexto del Siglo XXI.

Yo no pretendo defender a quien comercialmente es llamado “Toño Esquinca”. No lo conozco ni me agrada su producto al aire; aunque, entiendo y respeto que haya muchos a quienes les encante. Simplemente quiero poner en evidencia a todos los dizque comunicadores que, no se atreven a hablar, más por autocensura que por imposición. Víctimas de sus propias inseguridades. Y defensores a ultranza de sus amos.

Al Sr. Esquinca, el grupo donde trabaja nada le ha regalado. Y nada le debe el locutor a la empresa. Hay que recordar que, de hecho, Radio Centro  “lo robó” a Grupo Acir, pagándole más dinero y ofreciéndole mejores condiciones laborales; lo cual, hablando de Acir, es muy fácil. Ellos han realizado un negocio que les ha beneficiado a ambos, desde luego, de manera más lucrativa al medio que al empleado, como siempre. Así que, no es una cuestión de gratitud, señores lacayos; es un asunto meramente mercantil.

Pero, parafraseando a Voltaire: quizá no esté de acuerdo con lo que uds. digan pero, defiendo su derecho a expresarlo”. Así que, ustedes dirán.

Deja una Respuesta

Transmisión // En Vivo
  1. Transmisión // En Vivo